Opiniones

Reactivación económica

Por: David Villanueva Lomelí

Este año 2020 nos ha dado lecciones en diferentes aspectos de nuestras vidas, desde la convivencia familiar y social; la educación a distancia; la relevancia de cuidar nuestra salud, como el tesoro más preciado que tenemos; así como, la volatilidad que puede presentarse en la economía local y nacional.

De acuerdo con cifras del INEGI, en el mes de agosto ciertos indicadores que miden la confianza empresarial registraron una caída con relación al mes de julio y comparados con el año 2019, se mantienen por debajo, el relacionado con la construcción acumula un -17% anual, el de comercio -18% anual y servicios -25%.

Estas cifras reflejan el impacto negativo que ha tenido la pandemia generada por el COVID-19 y que ha generado una disminución o suspensión en prácticamente todos los sectores productivos.

Prácticamente todos conocemos a un familiar, un amigo o conocidos que han perdido su empleo, han tenido que cerrar su negocio, o en su caso, se encuentran batallando para mantenerlo a flote.

De acuerdo con declaraciones oficiales del Secretario de Hacienda, el proceso de crecimiento económico está directamente relacionado con la posibilidad de que exista una vacuna, por lo que estiman que para el próximo 2021, la economía crezca entre el 3% y hasta un 5%, en los escenarios más optimistas.

Adicionalmente, en lo relativo al semáforo que es responsabilidad de la Secretaría de Salud Federal, en la tercera semana de septiembre, se inició con 24 entidades con color naranja y 8 con color amarillo.

Estos colores implican, para el primer caso lo siguiente: además de las actividades económicas esenciales, se permitirá que las empresas de las actividades económicas no esenciales trabajen con el 30% del personal para su funcionamiento, siempre tomando en cuenta las medidas de cuidado máximo, se abrirán los espacios públicos abiertos con un aforo reducido.

Para el amarillo: todas las actividades laborales están permitidas, cuidando a quienes tengan mayor riesgo de presentar un cuadro grave de COVID-19. El espacio público abierto se abre de forma regular y los espacios públicos cerrados se pueden abrir con aforo reducido.

Ante este escenario, quiero invitarte a que en la medida de tus posibilidades y de acuerdo a las condiciones en las que te encuentres, puedas apoyar al comercio local, a los restaurantes, tiendas, productores y distribuidores, por mencionar a los principales. Si tienes que adquirir víveres, alimentos o algún otro bien, verifica si hay alguien cercano que los venda, a manera de hacer cadenas de apoyo que permitan avanzar en la reactivación económica.

Recuerda que en estos días hay personas que contarán con ingresos, si es que pueden comercializar sus productos vía redes sociales o mensajes de Whatsapp; es momento de ser más solidarios como mexicanos, como lo hemos demostrado en los casos de los sismos, las inundaciones y otros desastres naturales.

Y tú, ¿cómo puedes contribuir con la reactivación económica de tu comunidad? Te invito a dejar tu comentario en mi página de Facebook David Villanueva Lomelí, con los Hashtags #Puebla y #VívelaBien.

Como señaló el escritor Charles Dickens: “Nadie que haya aliviado el peso de sus semejantes habrá fracasado en este mundo.”

Facebook: David Villanueva Lomelí

www.davidvillanueva.mx