Opiniones

Museo de Arte Popular Exconvento de Santa Rosa

Por: David Villanueva Lomelí

En el año de 1683 algunas mujeres que querían llevar una vida religiosa fueron reunidas por Fray Bernardo de Andía para crear una casa de beatas dominicas, la cual fue instalada en el recinto de lo que hoy conocemos como Exconvento de Santa Rosa.

Posteriormente, en 1745, el beaterio de Santa Rosa se convirtió, gracias al obispo Pantaleón Álvarez de Abreu, en un convento de religiosas recoletas de Santo Domingo.

Con el movimiento de las Leyes de Reforma el edificio pasó a ser un cuartel y tiempo después se convirtió en un hospital psiquiátrico.

En 1968 el inmueble fue ocupado como vecindad y en el mismo año fue rescatado y adaptado para ser la sede del actual Museo de Arte Popular Poblano.

Este lugar recibe su nombre en honor a Santa Rosa de Lima, quien fue la primera Santa de América.

Lo más representativo de este monasterio es, sin duda, su cocina de tres techos abovedados, revestida con talavera y considerada una joya arquitectónica de la época, en la cual se dice que se elaboró por primera vez el mole poblano, entre otras recetas típicas de nuestro estado.

Dentro de la cocina aún podemos apreciar la exposición de varios utensilios, ollas, lavaderos y alacenas que nos hacen revivir esta leyenda e imaginar a las religiosas cocinando.

Actualmente el Exconvento de Santa Rosa se encuentra en remodelación, pero puede visitarse una sala de exposición y la cocina de martes a domingo de 10 a 17 horas.

Como dijo Leonardo Da Vinci: “La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte”.