Opiniones

Fuente de San Miguel

Por: David Villanueva Lomelí


¿A cuántos de ustedes les gusta visitar el zócalo de nuestra Puebla, ya sea solos o en compañía de sus seres queridos?

A mí en lo personal disfruto de un café y pensar en la historia que lo rodea.


Visitando el centro histórico, me llamó la atención particularmente la fuente de San Miguel Arcángel, que se encuentra a un costado de la Catedral.

Por ello, encontré que, la primera fuente en el zócalo de Puebla data de 1557; estaba ubicada junto al Portal Morelos y servía para abastecer de agua a las casas que no contaban con este recurso.

En 1777 fue sustituida por la fuente de San Miguel, construida por Juan Antonio de Santa María y los maestros de talla de piedra Anselmo Martínez y José Francisco Rabanillo.

En 1873, fue trasladada al Paseo de San Francisco y regresada al zócalo en 1962 con motivo de la celebración del Centenario de la Batalla del 5 de Mayo.

Fue en ese momento que colocaron la fuente de San Miguel en el lugar que ocupa hoy en día, sustituyendo un quiosco que había anteriormente.

Si la observamos con detenimiento, notarán que el arcángel se encuentra en el centro sobre una columna de piedra sostenida por cuatro ángeles de tamaño natural. Fue justamente al Arcángel Miguel, al que se encomendó la ciudad desde su fundación.

Rodeada de niños jugando, globeros y turistas, esta fuente ha sido símbolo de nuestra ciudad desde hace más de 200 años y aunque todos la hemos visto, pocas veces nos ponemos a pensar en la historia que la envuelve.

Los invito a visitar nuestro centro histórico, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, y sentirnos orgullosos de lo que tenemos como poblanos.

Como dijo el escritor José Saramago: “Sólo si nos detenemos a pensar en las pequeñas cosas llegaremos a comprender las grandes”